Se establece el ERTE por fuerza mayor parcial durante la desescalada.

13 de mayo de 2020. Gracias al Diálogo Social, el Gobierno ha aprobado la prórroga de los ERTE por fuerza mayor motivados por el Covid-19, hasta el 30 de junio como mínimo, manteniendo los beneficios establecidos para empresas y trabajadores.

Así, aquellos trabajadores y trabajadoras autónomos que no puedan reiniciar su actividad durante la desescalada, podrán mantener el ERTE por fuerza mayor al que estuviera acogidos con las mismas condiciones o acogerse de forma parcial, recuperando trabajadores a medida que se vaya reactivando la actividad.

En caso de que se produzca la reapertura de forma progresiva, es decir, recuperando trabajadores en función del grado de actividad durante las fases de desescalada se considerará fuerza mayor parcial, estableciendo beneficios tanto para los trabajadores que se vayan recuperando como a los que se mantengan con la actividad suspendida.

Para ello se establecen exenciones a las cuotas empresariales de mayo y junio, de hasta el 100% en caso de no reanudar la actividad y mantener el ERTE. En caso de reincorporación progresiva, se establecen diferentes exenciones según se trate de trabajadores recuperados o que mantienen la actividad suspendida.

Esta medida podrá ser ampliada más allá del 30 de junio, en atención a las restricciones de la actividad vinculadas a razones sanitarias que puedan subsistir, por acuerdo del Consejo de Ministros.

Se dispone también, determinados requisitos para la salvaguarda del empleo, modificando la obligación de mantenimiento de los trabajadores acogidos a este tipo de ERTE, ya que el plazo de los 6 meses en que estos deben mantenerse, comenzará desde la fecha de reanudación de la actividad, entendiendo por tal la reincorporación al trabajo efectivo de personas afectadas por el expediente, aun cuando esta sea parcial o solo afecte a parte de la plantilla.

Para la secretaria general de UPTA Andalucía, Inés Mazuela, «sin duda es una medida adecuada para ir retomando la actividad, ya que durante las fases de desescalada la mayoría no podremos estar al 100%, debido a las limitaciones de aforo. Supone sin duda, un alivio para los autónomos y autónomas con trabajadores que se vieron obligados a suspender sus actividades al inicio del Estado de Alarma.

Mazuela espera «alcanzar un acuerdo similar para la prestación extraordinaria por cese de actividad, especialmente para determinados sectores que van a tener una mayor afectación en el tránsito y en la llamada nueva normalidad. Así lo trasladamos en la reunión que mantuvimos en el día de ayer con los ministros de Economía, Trabajo e Inclusión y Seguridad Social, entre otras demandas para el colectivo»

«Después de todo el sacrificio realizado y el esfuerzo que aún nos queda por realizar, no podemos permitir que ningún autónomo se quede atrás» ha concluido Mazuela.