UPTA Andalucía y MCA Consultores han firmado un acuerdo de colaboración en la sede central de Sevilla con el fin de ayudar a los asociados y asociadas de UPTA Andalucía con la implantación de soluciones de derecho digital, privacidad, protección de datos RGPD-LOPD, E-privacy, presencia en web y comercio electrónico, marketing digital y redes sociales, riesgo penal de las personas jurídicas, igualdad, garantías de los derechos digitales en el entorno laboral, propiedad intelectual y formación en las materias citadas.

MCA Consultores es una empresa que protege, asesora y gestiona los riesgos digitales de los clientes desde el año 2002. Seguridad y servicio integral supone limitarse al cumplimiento formal de la legislación. En el caso de MCA Consultores se puede decir que todos los procedimientos sancionadores y de tutela de derechos que han afectado a sus clientes han terminado siempre de forma positiva para estos.

Además, la innovación y la investigación son los pilares de MCA, ya que la experiencia le ha demostrado que sólo a través de estos elementos, tanto a nivel técnico-informático como jurídico, se puede adaptar la realidad actual al ámbito legal, al Derecho Digital.

UPTA Andalucía, a través de la firma de este convenio, pone a disposición de sus asociados y asociadas un servicio integral en seguridad informática, innovación y experiencia a precios muy competitivos. Por esto, UPTA Andalucía pretende mantener informados y asesorados en los últimos temas de actualidad que afecte al colectivo. Por esto, con la firma de este acuerdo, los asociados y asociadas a la entidad podrán asesorarse de la implantación de la Ley Orgánica 3/2018 de Protección de Datos y Garantía de Derechos Digitales, tan importante su cumplimento que tiene por objetivo asegurar la protección y el buen tratamiento de los datos de las personas físicas. Los autónomos y autónomas deben cumplir con el reglamento RGOD-Reglamento General de Protección De Datos cuando, en su actividad empresarial, recopilen información y datos de carácter personal. Es decir, cuando obtengan datos que identifiquen a las personas físicas. Pueden ser los clientes, el personal contratado o cualquier otro individuo que tenga alguna relación con la empresa y del cual se haya recabado información personal.