Con esta Ley, la frase del francés Paul Valery “…el futuro ya no es el que era…” es una realidad para los más 460.000 autónomos andaluces. El hecho de que, por fin, tengamos una norma con rango de Ley que regula la figura del trabajo autónomo, que nos reconoce derechos hasta ahora obviados, nos ha de impulsar para continuar avanzando como colectivo social.

Los nuevos derechos, tanto colectivos como individuales, que se nos reconoce en la Ley difícilmente podremos aplicarlos y beneficiarnos de ellos, si los mismos no son ampliamente divulgados y por tanto conocidos por los autónomos.

Esta ley ha sido objeto de desarrollo reglamentario, en alguno de sus aspectos, tales como el contrato del trabajador autónomo económicamente dependiente y su registro, el registro estatal de asociaciones profesionales de trabajadores autónomos y el registro de asociaciones profesionales del trabajo autónomo de Andalucía.

De otro lado, y en cumplimiento de lo establecido en la disposición adicional cuarta del Estatuto del Trabajo Autónomo, se ha promulgado la Ley 32/2010 de 5 de agosto, por la que se establece un sistema específico de protección por cese de actividad de los trabajadores autónomos, que entró en vigor el 6 de noviembre de 2010 y su reglamento de desarrollo.

Los autónomos andaluces, hoy con más fuerza que ayer, demandamos, entre otros, planes específicamente orientados y diseñados en función de nuestras necesidades en materia de prevención de riesgos profesionales, programas para mejorar nuestros conocimientos profesionales; hoy con más fuerza que ayer, pedimos que se tengan en cuenta nuestras opiniones para la elaboración de las políticas destinadas a mejorar nuestra competitividad. Del mismo modo, la Junta de Andalucía ha apostado porque el trabajo autónomo andaluz, continúe siendo una fuerza notable para el desarrollo de nuestra comunidad. Por ello, sobre la base de las competencias que en esta materia se le reconoce a Andalucía y en desarrollo de la norma marco estatal, se ha promulgado la Ley 15/2011, de 23 de diciembre, Andaluza de Promoción del Trabajo Autónomo, que entró vigor, el día 1 de enero de 2012, por la que se establecen las políticas de promoción del trabajo autónomo andaluz.

Es intención de UPTA-Andalucía divulgar la normativa reguladora del trabajo autónomo, a nivel estatal y autonómico, por todos los medios posibles, para que su contenido sea ampliamente conocido, esperando, al mismo tiempo, que las diferentes Administraciones Públicas asuman esta obligación como propia para que ningún autónomo desconozca la existencia y los contenidos de nuestras Leyes de referencia.

Así, UPTA Andalucía, en esta línea de actuación, dentro del proyecto de Asistencia Técnica y Asesoramiento Técnico del Trabajo Autónomo encuadrado en el programa UPTA 2011, desarrolla esta publicación, financiada por el Servicio Andaluz de Empleo de la Consejería de Empleo de la Junta de Andalucía.

Conocer el Estatuto del Trabajo Autónomo y la Ley Andaluza de Promoción del Trabajo Autónomo, así como otras normas que afectan al trabajo autónomo, no puede basarse, tan sólo, en una simple difusión publicitaria; se trata de informar y formar a los autónomos y a sus representantes en todas las materias incorporadas en el nuevo panorama jurídico del trabajo autónomo.

Con la entrada en vigor de estas disposiciones legales, se hace una apuesta de futuro para mejorar nuestro país y nuestra comunidad autónoma. Los hombres y mujeres que optamos por desarrollarnos social y económicamente, mediante el trabajo por cuenta propia, al hacerlo, mostramos confianza en un futuro mejor.

DESCARGAR