UPTA Andalucía insiste en la necesidad de medidas que apoyen la consolidación de los negocios en la comunidad

Los datos del RETA (Régimen Especial del Trabajo Autónomo), publicados esta mañana por el Ministerio de Trabajo, Migraciones y Seguridad Social, revelan un preocupante descenso del número de autónomos en Andalucía en el último mes. Este registro recoge una bajada de 614 personas en noviembre respecto al mes anterior, lo que supone una caída del 0,12% y sitúa el número total de autónomos y autónomas en la comunidad en 527.858. Sólo las provincias de Almería y Sevilla se libran de este descenso generalizado. El paro en el régimen general, en cambio, se reduce en 4.379 personas en Andalucía, en un mes marcado claramente por la campaña de Navidad.

No obstante, la afiliación al RETA en noviembre ha mostrado un comportamiento muy similar al de 2017. Entonces, el descenso fue más pronunciado, del 0,23%, lo que supuso que 1.168 personas se habían visto obligadas a echar la persiana de sus negocios en la comunidad.

UPTA Andalucía lamenta que se haya producido este descenso en un año marcado por el incremento sostenido del número de autónomos a lo largo de todos los meses, salvo en julio y agosto, lo que ha supuesto que, en términos interanuales, desde noviembre de 2017 se hayan sumado 14.290 trabajadores o trabajadores al RETA, un 2,78%.

Por provincias, los descensos más pronunciados en el último mes se han registrado en Málaga (-403), Cádiz (-281) y Jaén (-105). En el otro extremo de la balanza se sitúa Sevilla, que ha sumado 256 autónomos y autónomas en noviembre, y Almería (37).

Tras una campaña electoral en la que todos los partidos políticos han destacado el papel “motor” que juegan los autónomos en la economía andaluza, como creadores de empleo y generadores de riqueza, UPTA Andalucía reivindica la necesidad de apoyar y consolidar este colectivo, con medidas concretas dirigidas no sólo a facilitar el inicio de la actividad sino a su consolidación y a la segunda oportunidad, como mejor forma de atajar la elevada mortalidad empresarial, que reflejan las bajas de este noviembre, pese a que el neto anual se mantenga en positivo. La organización, en representación y defensa de los derechos e intereses profesionales, económicos y sociales del trabajo autónomo andaluz, confía que en que la cotización por rendimientos netos, que se negociará a lo largo del próximo año con el Gobierno central para aplicarse en 2020, contribuya a dar estabilidad a este colectivo.