Los datos del RETA (Régimen Especial del Trabajo Autónomo), publicados esta mañana por el Ministerio de Inclusión, Seguridad Social y Migraciones, revelan un aumento en el número de autónomos medios en Andalucía, llegando a superar 1.810 personas más respecto al mes anterior. En nuestra comunidad, la tendencia sigue siendo positiva a lo largo del 2020,  a pesar de la pandemia, incluso este mes de noviembre que por normal general, es un mes que arroja datos negativos en cuanto al trabajo autónomo se refiere. Estos datos suponen un crecimiento interanual de un 1,52% y sitúa el número total de autónomos y autónomas en nuestra comunidad de 547.060. Tenemos que remontarnos al mismo periodo de 2013 para encontrar un incremento similar.

Haciendo referencia a los datos por provincias, todas presentan números positivos. En este caso, Sevilla (+589) y Málaga (+538) son las provincias con mayor incremento de efectivos. Por su parte, Almería (+294), Granada (+121), Cádiz (+102), Córdoba (+81), Huelva (+47) y Jaén (+40) también muestran un crecimiento en cuanto a trabajadores y trabajadoras autónomos se refiere.

Ines Mazuela, secretaria general de UPTA Andalucía valora positivamente los datos publicados por el Ministerio, pero señala que “las restricciones al ejercicio de la actividad económica, necesarias y justificadas para frenar esta pandemia, deben ir acompañadas de un paquete de medidas protectoras del trabajo autónomo andaluz”. Mazuela reitera que “el colectivo necesita ayudas directas que permitan el mantenimiento de las actividades económicas y por tanto del empleo”.

Por esto, desde UPTA Andalucía no podemos olvidar los autónomos de la cultura en general; la hostelería, ya sea hoteles, apartamentos turísticos, turismo rural, bares y restaurantes; las agencias de viaje, transporte de viajeros y guías turísticos, el sector del comercio minorista, que son sectores que ante las restricciones establecidas por parte de las administraciones, se están viendo gravemente afectados por las limitaciones para el desarrollo de su actividad y por la crisis del consumo consecuencia de esta. Especial mención merecen la actividades económicas vinculadas a las ferias y fiestas patronales cuya facturación ha sido nula durante el año 2020, sin que existan perfectivas halagüeñas para el próximo año y carentes de un paquete de medidas que amorticen la situación económica y de incertidumbre para esta sección de actividad económica tan relevante en la economía andaluza. A la misma situación de inseguridad se enfrenta la hostelería andaluza al desconocer qué medidas restrictivas se aplicarán en el periodo navideño, limitando así su capacidad de reacción respecto al empleo y al aprovisionamiento.

Por el contrario, encontramos sectores emergentes o que están prestando servicios de digitalización para favorecer la transformación de negocios tradicionales a las demandas actuales. Estos, han visto un nicho de mercado y una oportunidad ante la pandemia que estamos viviendo, pero también, necesitan de un apoyo para favorecer su consolidación evitando así su desaparición y de paso, la contención de la ya elevada cifra de desaparición de negocios que existe en Andalucía.

La secretaria general finaliza recordando que desde UPTA Andalucía “estamos a disposición de todos los gobiernos, las administraciones, grupos parlamentarios y partidos políticos para analizar la situación tan complicada que están viviendo los autónomos y autónomas de nuestra comunidad y proponer medidas y soluciones que ayuden a soportar la situación de crisis que estamos atravesando”. Y cierra indicando que “siendo prioritario salvar vidas humanas, no debemos olvidar que también tenemos que salvar vidas económicas”.