Judit Acevedo Rodríguez vio en el mundo “friki” una oportunidad de negocio. Y se lanzó. Salón Barvedos nació de la “fusión” de su profesión y experiencia como peluquera y barbera y la pasión, compartida con su pareja, Jesús Barcia, por el mundo manga. El objetivo: “Llevar este mundo imaginario a la realidad”.

Vikingos, mangas, piratas… brotan ahora de sus manos y su imaginación para cobrar vida. Judit recupera no sólo el peinado sino toda la estética de la época o el personaje elegido. Maquillaje, barbas, confección de los trajes, armas, escudos, el decorado de los escenarios, porque los servicios que ofrece esta peculiar peluquería incluye hasta la recreación de batallas de diferentes temáticas, con guiones elaborados, ensayados y entrenados. Así que, más allá del salón de peluquería tradicional, sus clientes, principalmente jóvenes, encuentran una barbería vikinga, en la que todos van vestidos acordes a este “mundo escandinavo”.

Judit encontró en su pareja al socio inversor que necesitaba para poner en marcha un proyecto tan innovador: “Lo nuevo cuesta y sabíamos que en Huelva iba a ser más difícil. Pero también que si aquí funcionaba, lo podría expandir a otras ciudades y contratar personal”. Y aunque los clientes llegaban “a cuenta gota”, la comunicación y la consecución de la III edición de los Premio Coraje 2018 en la modalidad del Premio Coraje del autónomo de la provincia de Huelva, que concede UPTA Andalucía y patrocinado por la Consejería de Presidencia, Administración Local y Memoria Democrática de la Junta de Andalucía en colaboración con la Diputación de Huelva, le ha dado el empujón que necesitaba para “seguir creciendo”. En cualquier caso, sabe que es “cuestión de tiempo”.

Desde pequeña quería hacer algo diferente y poder cambiar el pensamiento de la gente y el rumbo, además de recrear un espacio donde el joven se sintiera a gusto y ningún adulto se escandalizara por lo que se estaba haciendo en el cabello”, explica Judit, que hace dos años, tras casi 17 trabajando en una peluquería tradicional, en la que era fija-indefinida, se lanzó a cumplir su sueño.