Después de la publicación el pasado 12 de Marzo del RDL sobre la línea de rescate, seguimos a la espera de conocer de qué manera se podrán acoger a las mismas miles de autónomos con CNAES distintos a los publicados por el BOE.

Ante esta situación y dada la urgencia del momento, desde UPTA Andalucía consideramos que sería necesario dar capacidad a las CCAA para aumentar el número de códigos CNAES que podrán ser beneficiarios de esta trascendental ayuda.

“Las peculiaridades de muchas de las actividades económicas que se desarrollan en las  distintas comunidades autónomas son sin duda razones más que suficientes para que desde estas administraciones puedan concretar de forma acertada aquellas  que han quedado fuera del listado de los 95 CNAES ya establecidos en el RDL”.

Inés Mazuela, secretaria general de UPTA Andalucía ya ha manifestado en reiteradas ocasiones que “desde UPTA consideramos que estas ayudas deberían ser universales para todos aquellos autónomos, pequeñas empresas y profesionales que hayan tenido una drástica reducción de facturación a lo largo de este periodo de pandemia”.

Asimismo, Mazuela señala que “a estas alturas de la crisis, lo que prima por encima de todo es poder dar solución a los miles de autónomos y autónomas que atraviesan una situación agónica. Si ello conlleva establecer un completo listado de CNAES, que trate de recoger al máximo de las actividades económicas en apuros, seremos los primeros en trabajar intensamente para conseguirlo”.

Además “es necesario que desde la Junta de Andalucía, planteen  las correspondientes  órdenes  de ayuda de forma que se distribuyan cantidades presupuestarias  adaptadas a tramos de porcentaje de perdida de facturación y no se concedan por el procedimiento de orden de entrada hasta agotar presupuesto” destaca la Secretaria General. “De no hacer este procedimiento nos podemos encontrar que autónomos con porcentajes de perdida de facturación por encima del 60% se queden sin la ayuda y otros con un 31% puedan acogerse sin ningún problema” finaliza Mazuela.

Por ello, desde UPTA Andalucía advertimos de la necesidad de distribuir la asignación que le ha correspondido a Andalucía, en función de las pérdidas, estableciendo tramos según la reducción en la facturación de los destinatarios. De esta forma, el 50% de la cuantía asignada debería destinarse a aquellos trabajadores y trabajadoras autónomos con pérdidas superiores al 60%, y el restante 50% para los  tramos de pérdidas entre más del 30% y el 60% de perdida de facturación .