Sevilla, 28 de enero de 2021. Según los datos de la Encuesta de Población Activa (EPA) publicados por el Instituto Nacional de Estadística (INE) el número de trabajadores por cuenta propia aumentan en Andalucía en 7.800 efectivos en el último trimestre de 2020, y en 400 en el cómputo total del año en nuestra comunidad. A pesar de cerrar el año con un leve crecimiento, los datos nos son buenos, ya que si lo comparamos con el último trimestre del pasado 2019, el incremento fue casi del doble, +13.700 nuevos trabajadores por cuenta propia. Por tanto, se cierra un 2020 con datos relativamente positivos para el colectivo a pesar de la pandemia.

En lo que respecta a los autónomos empleadores, por el contrario, han sufrido un importante descenso, en este caso de 4.100 efectivos respecto al cierre del tercer trimestre de 2020 y de 19.000 si lo comparamos con el mismo trimestre del pasado 2019. Por el contrario, los autónomos sin asalariados se han incrementado en 7.500 personas en este trimestre, cerrando el año 2020 con un aumento en el cómputo anual de 14.200 efectivos.

Inés Mazuela, secretaria general de UPTA Andalucía destaca que “estos datos confirman la complicada situación que está viviendo el trabajo autónomo debido a la Covid-19. Son muchos los autónomos y autónomas que no pueden soportar los gastos mensuales y esto se traduce, de primera mano, y como reflejan los datos de la EPA, en el despido de muchos de sus trabajadores”. Mazuela acentúa que «esos 19.000 trabajadores por cuenta propia que creaban empleo y que han tenido que despedir a sus trabajadores, se han quedado prácticamente solos al frente de sus negocios”. Y señala que «desde UPTA Andalucía hacemos un llamamiento a la Junta de Andalucía para que realice un esfuerzo extra mediante el establecimiento de un paquete de ayudas a fondo perdido compatibles con la prestación por cese de actividad y en cuantía progresiva en función de la perdida de facturación: a mayor pérdida de facturación, mayor cuantía de la ayuda. Sólo así, será posible la supervivencia del mayor número de actividades económicas ya que si no las consecuencias irán más allá del descenso de trabajadores por cuenta empleadores. Se verá afectada la tendencia positiva de los trabajadores y trabajadoras por cuenta propia sin salariados teniendo finalmente que cerrar sus negocios”.