• Para UPTA Andalucía la ayuda deja en la cuneta a muchos sectores muy afectados por la crisis motivada por la pandemia.
  • Las nuevas ayudas aprobadas ascienden a 1000 euros a fondo perdido para los sectores de la hostelería, del comercio, del transporte por taxi y de los servicios de peluquería que no sean beneficiarios de cese de actividad y para feriantes

18 de noviembre de 2020. Mediante un BOJA extraordinario de fecha 17 de noviembre, se publican las nuevas ayudas aprobadas por la Junta de Andalucía para trabajadores y trabajadoras autónomos de determinados sectores, incluidas en el reciente Plan de apoyo a la pyme y a los autónomos suscrito el lunes 16 de noviembre entre la Junta y una parte de los representantes del colectivo.

Las nuevas ayudas, consisten en una cantidad a tanto alzado y a fondo perdido de 1.000 € que pretenden ayudar al mantenimiento de las actividades de los sectores de hostelería, del comercio, del transporte por taxi y de los servicios de peluquería que no sean beneficiarios de cese de actividad y para feriantes.

Para acceder a dichas ayudas, es requisito haber estado de alta en el RETA desde que se declarara en España el primer Estado de Alarma, el 14 de marzo, hasta la fecha y se impone la obligación de mantener dicha alta 3 meses. Junto a esto, a los trabajadores y trabajadoras autónomos de los sectores de la hostelería, del comercio, del transporte por taxi y de los servicios de peluquería, se les exige que no sean beneficiarios de ninguna de las modalidades extraordinarias de cese de actividad vigentes desde el pasado 1 de octubre ni de la prórroga de la misma. Este requisito, no se exige en el caso de los feriantes.

Para UPTA Andalucía, el hecho que este Plan se haya aprobado sin la concurrencia de todos los agentes representativos del colectivo, motiva que estas ayudas se queden muy cortas ante la situación que atraviesa el trabajo autónomo, ya que muchos sectores muy afectados por las restricciones y limitaciones no podrán acceder a ellas. “Hablamos de profesionales, fotógrafos, centros de estética, entre otros muchos, que han sido excluidos del listado de actividades beneficiarias”, ha indicado Inés Mazuela, secretaria general de UPTA Andalucía.

También ha afirmado, que en el caso de los feriantes “serán muy pocos los que puedan solicitarla, ya que la mayoría de ellos no han llegado a darse de alta esta temporada, porque las fiestas y ferias están suspendidas desde marzo. Por esta razón, desde UPTA solicitamos al Gobierno de España una prestación extraordinaria de cese de actividad para trabajadores de temporada que está en vigor desde junio al no poder trabajar. La principal organización de feriantes a nivel nacional está en contacto directo con UPTA y conocemos de primera mano la situación que atraviesa este sector”.

Además, ha añadido, que «se van a producir situaciones muy injustas, porque tal y como están planteadas estas ayudas, van a recibirlas autónomos que están facturando y sin embargo, otros que no lo están haciendo no podrán pedirla, al exigir no ser beneficiario de ninguna modalidad de cese.»

Por ello, Mazuela ha lamentado que no se haya mantenido el diálogo social con todas las organizaciones representativas del colectivo en nuestra comunidad, y eso, “se nota en el resultado y así se lo transmitimos a la Consejería competente en la reunión que hemos mantenido esta semana para informarnos de este Plan que ya se había aprobado sin consenso y sin la concurrencia de UPTA Andalucía ni de todos los agentes sociales. Advertimos a la Consejería de estas incongruencias”

No obstante, añade Mazuela, “desde UPTA Andalucía, valoramos de forma positiva que se establezcan medidas de ayuda a los sectores seleccionados porque lo están pasando muy mal con la situación que estamos padeciendo, pero creemos que se podría haber hecho un uso más eficiente de los recursos, que hubiera dado para más sectores y poder atender mejor a los que peor lo están pasando”.

La secretaria general ha concluido, recordando que “a pesar de todo, UPTA Andalucía sigue a la entera disposición de todas las administraciones para transmitir la realidad del colectivo y ayudar en la toma de medidas que les afecten, con la única intención de que entre todos podamos mejorar la terrible situación que estamos atravesando los autónomos y autónomas de Andalucía, tal y como le transmitimos a la Consejería”.